Síguenos, haremos cosas por recordar y terminar con las enfermedades olvidadas.

domingo, 8 de febrero de 2009

Falta una en la lista de ‘enfermedades de pobres’ ¿o enfermedades de la miseria?

Guinea Ecuatorial, "sin paludismo vivimos felices"
Imprimir

Damos la bienvenida hoy a un nuevo miembro de este blog, que nos enriquecerá con otro punto de vista, pues es un corresponsal en Guinea Ecuatorial, Diosdado, ha accedido a escribir un artículo desde su (no sé si privilegiada) visión. No puedo escribir nada de su curriculum, no queremos descubrir su identidad pues sería un desafortunado error.

Corresponsal: Diosdado Ntutumu Riloha



Falta una

En la lista de enfermedades del blog falta una de las más importantes, por no decir la principal, ya que en muchas ocasiones es el motivo de que las otras prosperen hasta convertirse en epidemias.

Se trata de la lacra que sufren la mayor parte de los países llamados ‘en vías de desarrollo’: el mal-gobierno. Suelen estar a la cabeza de estos países inmensamente ricos en recursos naturales (¿enfermedades de pobres?), una especie de psicópatas, insensibles al sufrimiento de sus ‘súbditos’, a los que se les llena la boca con palabras grandilocuentes cuando hablan de los grandes logros conseguidos gracias a su sabia gestión, mientras que son incapaces de solucionar los problemas básicos de la población: agua, luz, sanidad, educación.

Esta casta maldita no admite la más mínima crítica ni que se cuestione su mandato. Se rodean de aduladores, otros como ellos, siembran miedo a su alrededor, y juntos rapiñan sin medida las riquezas de todos. Son parásitos de sus países, garrapatas insaciables llenas hasta reventar, a los que se la ‘trae floja’ las altísimas tasas de mortandad infantil o la baja esperanza de vida, mientras que sus bolsillos estén llenos, sus hijos en buenas escuelas, sus enfermos en los mejores hospitales,…

Y se enquistan en el poder con el consentimiento tácito de los otros dirigentes, los del primer mundo, que miran hacia otro lado a la vez que les surten de armas y se aprovechan de sus recursos aludiendo que ‘esas otras cosas’ son ‘asuntos internos’. Para los ‘negocios’ es más beneficioso tratar con estos personajes.

Hay que preguntarse si las ayudas al desarrollo, el financiamiento de organismos benéficos, religiosos, voluntariado, cooperación internacional,… sirven para algo o sólo prologan más la miseria de estas gentes. Quizá no son más que ‘tiritas’ que pretenden tapar forúnculos que supuran sangre y aguas fecales, quizá sólo valgan para lavar un poco la mala conciencia de los países ‘ricos’, aunque la verdadera intención que subyace en toda esta ‘ayuda humanitaria’ es continuar con el expolio porque, al fin y al cabo, ‘el negocio’ es lo que interesa.

También te puede interesar...
Objetivos de desarrollo del milenio sí, pero...
Sin malaria vivimos bien (y sin garrapatas no digamos...)

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Hide Box