Síguenos, haremos cosas por recordar y terminar con las enfermedades olvidadas.

domingo, 17 de mayo de 2009

Enfermería y pobreza

Imprimir
Hoy me he propuesto informaros de cómo la Enfermería planta cara a la pobreza.
Este artículo es fruto casi integramente de uno publicado en "La enfermería importa".

Las consecuencias de la pobreza a la salud son evidentes ya que empiezan en la malnutrición y el ambiente hasta llegar a las relaciones sociales y la falta de remedio a las enfermedades.

En pobreza, algunas de las necesidades básicas no están satisfechas, como alimento y agua, vestido, techo o atención sanitaria.
Además la mala salud y la pobreza forman un círculo vicioso muy difícil de solucionar.

La Enfermería tiene un papel esencial en la lucha contra la pobreza y su relación con el bienestar y la salud.

1. Adoptar planteamiento participativo que incluye a la familia y a la comunidad al definir sus problemas y buscar soluciones. Las personas pobres tienen capacidad para actuar en la solución de sus problemas, cuando no son objetos sino asociados de las intervenciones de enfermería. Es necesario insistir en las iniciativas de capacitación que se basan en las acciones de las personas.

2. Promover la defensa y las asociaciones. Las enfermeras, en la vanguardia de la atención de salud, disponen de conocimientos y experiencias de primera mano del trabajo con los pobres. Las enfermeras pueden proponer medidas contra la pobreza, tales como el acceso a créditos, la creación de empleos, los complementos de los ingresos, las casas cuna y las iniciativas de ayuda propia. Para ser eficaces, estas medidas necesitan asociaciones y redes de contactos entre las profesiones de salud y otros sectores de salud y gubernamentales.

3. Orientarse hacia la atención basada en la familia y en la comunidad. El CIE cree que la enfermera, en su calidad de profesional radicada en la comunidad, puede liberar el enorme potencial de la enfermería en el mundo. El contexto de la familia y la comunidad permite a la enfermeras analizar el impacto de la pobreza y aplicar y evaluar intervenciones con la plena participación de las familias y comunidades. Un planteamiento de la salud familiar, que se ocupe de toda la familia puede mejorar la salud de un grupo de personas.

4. Abogar por la equidad en la atención de salud y los servicios sociales
En ”Salud para todos”, se pide un nivel universal de salud que permita a todas las personas llevar una vida social y económicamente productiva. Esto requiere un acceso equitativo a los servicios con un centro de atención hacia las personas pobres y vulnerables. Con demasiada frecuencia los recursos de salud están distribuidos de manera desigual, lo que deja a las comunidades pobres con servicios inadecuados. Las enfermeras desempeñan una función vital en los programas de divulgación que van más allá de los cuidados hospitalarios y las comunidades urbanas. Además, el auge de la teleenfermería facilitará el acceso a la atención de salud, especialmente para las poblaciones pobres y mal asistidas.

5. Iniciar políticas sociales y de salud a favor de las personas pobres. Las inversiones en políticas sociales y de salud que se dirigen a poblaciones pobres mejoran la salud de la comunidad. Por ejemplo, en Costa Rica, en sólo dos decenios la esperanza de vida aumentó entre 15 y 20 años, gracias a un plan global que incluía un compromiso para con la educación, un plan nacional de salud y un sistema de seguridad social universal.

Las enfermeras pueden influir en decisiones sobre programas y servicios de salud y tener voz en la preparación del programa de salud, determinar las prioridades de la asignación de los recursos, y diseñar programas y servicios de salud dirigidos a las personas pobres. El CIE cree que es esencial para las enfermeras asegurarse de que la práctica de enfermería y los servicios de atención mejoran la salud, reducen la carga de la enfermedad y son accesibles cualquiera que sea la capacidad de pagar por ellos.

6. Designar Día internacional para la erradicación de la pobreza el 17 de octubre de cada año, como acontecimiento anual para crear una conciencia de la lucha contra el hambre y la pobreza. El CIE insta a las enfermeras a que se pongan en contacto con gobiernos, ONG, grupos de la comunidad y figuras públicas para sensibilizar sobre las causas y consecuencias de la pobreza y promover su erradicación.

7. Dirigirse a las mujeres y otras poblaciones vulnerables. Las acciones de enfermería deben centrarse en reducir las consecuencias que la pobreza tiene para las mujeres y otros grupos vulnerables, fomentando actividades que generen ingresos, referencias a servicios de empleo y sociales, formación de capacidades, planes de ayuda propia, acceso a créditos y préstamos para crear empleos independientes. La lucha para suprimir la discriminación contra las mujeres en el trabajo, conseguir igual retribución y oportunidades de empleo, regular el salario del trabajo del hogar y suprimir la discriminación contra los trabajadores que tienen responsabilidades familiares contribuirá a romper el vínculo entre pobreza y mala salud.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Hide Box